Refrigerios escolares

Sugerencias prácticas para la preparación del refrigerio escolar

El refrigerio escolar es la combinación de alimentos, preparaciones y bebidas consumidas por los escolares durante el recreo, independientemente del lugar de procedencia o adquisición. Para escuelas básicas de medio tiempo se recomienda un refrigerio frio. No sustituye al desayuno ni a la comida.

Los nuevos criterios para el refrigerio o colación, como parte de la dieta de los escolares, deben proveerles de los nutrimentos y energía necesarios entre comidas, para evitar lapsos de ayuno de más de cuatro horas, así como mantener la saciedad en su apetito.

Se recomienda que el refrigerio cubra el 15% de las recomendaciones diarias respecto de la energía, los nutrimentos y que sea un refrigerio preferentemente frio.

El refrigerio escolar deberá estar constituido por:


 

Alimentos y bebidas procesados

Los alimentos y bebidas procesados que cumplan con los criterios nutrimentales establecidos en la Tabla 4 se pueden expender en las escuelas públicas y privadas del Sistema Educativo Nacional únicamente los días viernes, en sustitución de los cereales, las oleaginosas y leguminosas.

Bebidas para secundaria, media superior y superior.

  • Porción: 250 ml.
  • Calorías por porción: 10 kcal máximo.
  • Sodio: 55 mg por porción.
  • Edulcorantes no calóricos: 40 mg/100 ml o 100 mg/250 ml.
  • Sin cafeína y sin taurina.

Leche

La leche se considera un alimento líquido y es recomendable su promoción e inclusión en la dieta del escolar por el contenido de calcio que le ayudará a un mejor desarrollo. Para mayor beneficio a la salud, en cuanto a prevención de problemas de obesidad y enfermedades crónicas asociadas, la leche debe ser de preferencia semidescremada o descremada.

  • Energía: menor a 50 kcal por 100 ml.
  • Contenido de grasas totales: menor o igual a 1.6% o 1.6 g de grasas por 100 g de leche.
  • El tamaño del envase será menor o igual a 250 ml.
  • No debe tener azúcares añadidos.
  • Podría permitirse el uso de edulcorantes no calóricos siempre y cuando estén aprobados para el consumo de niños en el Codex Alimentarius.
  • En caso de la leche se permite su consumo hasta dos veces por semana en sustitución de las oleaginosas y las leguminosas.

Yogurt y alimentos lácteos fermentados

Yogurt sólido:

  • Tamaño del envase: menor a 150 g.
  • Energía: máximo 80 kcal por porción.
  • Grasas totales: 2.5 g/100g (3.75 g/150 g)
  • Podría permitirse el uso de edulcorantes no calóricos, siempre y cuando estén aprobados para el consumo de niños en el Codex Alimentarius.

Yogurt bebible y alimentos lácteos fermentados:

  • Tamaño de la porción: menor a 200 ml.
  • Energía: máximo 100 kcal por porción.
  • Grasas totales: 1.4 g/100 ml (2.8 g/200 ml)
  • Podría permitirse el uso de edulcorantes no calóricos. siempre y cuando estén aprobados para el consumo de niños en el Codex Alimentarius.

Jugos de frutas, jugos de verduras y néctares.

Jugos de verduras y frutas:

  • Se permitirán jugos de fruta 100% natural sin azúcares añadidos.
  • En caso de jugos de frutas naturales de origen industrializado, la cantidad de azúcares totales (gramos por porción) será según la Norma Oficial Mexicana NOM-173-SCFI-2009, Jugos de frutas preenvasados-Denominaciones, especificaciones fisicoquímicas, información comercial y métodos de prueba, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 28 de agosto de 2009.
  • La energía por porción será menor a 70 kcal.
  • La porción debe ser menor o igual a 125 ml.

Néctares:

  • Energía por porción: menor a 70 kcal.
  • La porción debe ser menor o igual a 125 ml.
  • Podría permitirse el uso de edulcorantes no calóricos siempre y cuando estén aprobados para el consumo de niños en el Codex Alimentarius.

Alimentos líquidos de soya.

Alimentos líquidos de soya:

  • Energía por porción: menor a 100 kcal.
  • La porción debe ser menor o igual a 125 ml.
  • Las grasas totales deberán ser menor o igual a 2.5 g por 100 ml. Las grasas saturadas no deben rebasar 21% de grasas totales.
  • El contenido de sodio (mg por 100 ml) será menor o igual a 110 mg/100 ml.
  • Podría permitirse el uso de edulcorantes no calóricos, siempre y cuando estén aprobados para el consumo de niños en el Codex Alimentarius.

Alimentos líquidos de soya con jugo:

  • Energía por porción: menor a 60 kcal.
  • La porción debe ser menor o igual a 125 ml.
  • El contenido de sodio (mg por 100 ml) será menor o igual a 50 mg/100 ml.
  • Podría permitirse el uso de edulcorantes no calóricos, siempre y cuando estén aprobados para el consumo de niños en el Codex Alimentarius.

Botanas.

  • Energía: menor a 130 kcal.
  • Azúcares añadidos: menor o igual a 10% del total de energía/porción.
  • Grasas totales: menor o igual a 35%.
  • Grasas saturadas: menor o igual a 15%.
  • Ácidos grasos trans: menor o igual a 0.5 g/porción.
  • Sodio: menor o igual a 180 mg por porción.
  • En alimentos empacados, las presentaciones deben contener una porción o menos.

Galletas, pastelitos, confites y postres.

  • Energía: menor a 130 kcal.
  • Azúcares añadidos: menor o igual a 20% del total de energía.
  • Grasas totales: menor o igual a 35%.
  • Grasas saturadas: menor o igual a 15%.
  • Ácidos grasos trans: menor o igual a 0.5 g por porción.
  • Sodio: menor o igual a 180 mg por porción.
  • En alimentos empacados, las presentaciones deben contener una porción o menos.
  • Podría permitirse el uso de edulcorantes no calóricos, siempre y cuando estén aprobados para el consumo de niños en el Codex Alimentarius.

Quesos para refrigerio.

  • Energía: menor a 80 kcal por porción.
  • Tamaño de la porción: menor o igual a 30 g.
  • Grasas totales: menor o igual a 68% de las kcal totales.
  • Grasas saturadas: menor o igual a 39% de las kcal totales.
  • Sodio: menor o igual a 180 mg por porción.
Ver más...

 

Sugerencias de menús para los refrigerios traídos desde casa


 

Recomendaciones para la preparación higiénica del refrigerio escolar

Es importante que todos los días, mientras prepara el refrigerio escolar que ofrecerá a los niños, niñas y adolescentes, considere las siguientes recomendaciones.

  1. Los alimentos, al ser preparados pueden contaminarse por las manos de la persona que los prepara, los utensilios que se utilizan, el polvo, animales, el entorno, etc. Por ello, es indispensable que los alimentos se preparen con higiene, atendiendo las siguientes medidas:
  2. Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar alimentos, antes y después de ir al baño o de cambiar pañales; si no se tienen las manos limpias, no manipule los alimentos. Así mismo, cuide la higiene de su vestido y el baño diario
  3. Lavar y desinfectar verduras, frutas y utensilios de cocina. Utilizar cuchillos diferentes para alimentos crudos y cocidos. Lavar todos los utensilios utilizados antes y después de preparar los alimentos.
  4. En caso de no contar con agua potable, hervir durante 3 minutos el agua para beber y conservarla en recipientes limpios y tapados
  5. Desinfectar en agua clorada (5 gotas de cloro por litro), las frutas y verduras que no se puedan tallar, por ejemplo fresas y verduras de hojas verdes
  6. Evitar toser, estornudar o picarse la nariz sobre los alimentos al prepararlos
  7. Recogerse el cabello y de preferencia utilizar una red, en caso de tenerlo largo
  8. No preparar los alimentos cuando se está enfermo
  9. Cocer muy bien los alimentos, mantenerlos tapados y los que lo requieran en refrigeración
  10. Evitar la presencia de animales domésticos como perros y gatos en las áreas donde se almacenan, preparan o expenden alimentos
  11. Prevenir e impedir la presencia de plagas como ratas y cucarachas
  12. Igual de importante es la higiene del lugar en el que se preparan los alimentos, de esta manera se deben satisfacer las siguientes condiciones higiénicas:
  13. Ubicarse alejados de fuentes de contaminación (basura, canales de aguas negras, drenajes abiertos, etc.)
  14. Contar, en lo posible, con piso de cemento o asfalto
  15. Colocar los objetos personales en un área específica, ordenada, limpia y alejada de los alimentos o bebidas, así como para almacenar artículos de limpieza, detergentes y desinfectantes
  16. Las áreas y mobiliario del establecimiento deberán encontrarse siempre limpias y desinfectadas
  17. Los pisos, paredes, techos y puestos de lámina, en su caso, deberán presentar acabados que faciliten la limpieza y desinfección
  18. Colocar en recipientes limpios, identificados y con tapa, los desechos que se generen durante la preparación de alimentos o bebidas y eliminarlos frecuentemente
  19. Reemplazar con frecuencia los trapos de cocina. Usar toallas de papel para secar las manos después de manipular alimentos crudos
  20. No almacenar plaguicidas y sustancias tóxicas en los espacios que se utilicen para la preparación de alimentos o bebidas.
  21. Por último, en este apartado le proporcionaremos algunos menús para el refrigerio escolar, mismos que cumplen con los criterios nutrimentales que se describieron anteriormente.
Ver más...

 

Recomendaciones para la preparación del refrigerio escolar traído desde casa

El refrigerio deberá ser preparado en casa, con el fin de que la calidad e higiene de los alimentos sea mayor.
Para la preparación del refrigerio en casa, se recomienda a las madres y padres de familia lo siguiente:

  • Identificar las verduras y frutas de temporada y de la región.
  • Seleccionar preparaciones sencillas que contengan alimentos de los tres grupos del Plato del Bien Comer para cumplir con las características de una alimentación correcta.
  • Planear los menús y elegir los alimentos que se van a consumir en el refrigerio con la participación de los estudiantes, para que sean mejor aceptados.
  • Preparar con anticipación aquellos alimentos que no se descompongan o puedan refrigerarse.
  • En caso de incluir alimentos procesados, se sugiere que sean aquellos que cumplan con los criterios nutrimentales de alimentos y bebidas procesados e incluirlos únicamente una vez por semana (viernes).
Ver más...